Inicio / Foro / Sociedad / Mira por dónde...

Mira por dónde...

6 de julio de 2004 a las 21:10



EN PORTADA



MALOS TRATOS

¿Por qué falla el sistema?


Más de 70.000 denuncias el año pasado, 57.000 sentencias, 30.000 condenados Sin embargo, la lista de muertas sigue subiendo. Y nadie parece hacerse responsable. Los magistrados señalan a los juicios rápidos; la Policía, a la falta de medios El Semanal ha hablado con todos los protagonistas.



LA JUEZA: CARMEN VALCÁRCEL

Titular del Juzgado de Instrucción n 5 de Madrid. No cree necesaria una nueva ley para regular el maltrato a las mujeres.

Muchas de las críticas que recibimos los jueces vienen porque se pretende que seamos nosotros quienes definamos el maltrato en el transcurso de un juicio rápido. Y en la mayoría de los casos no podemos hacerlo, no somos adivinos, no se puede decidir sobre la vida de una persona que no conocemos de nada en 15 minutos; pero, en cambio, se quiere que en ese breve espacio de tiempo decidamos sobre sus bienes y sobre sus hijos. El maltrato tiene que definirse en los colegios, en los hospitales, en las consultas de los asistentes sociales, de los psicólogos antes de llegar a los juzgados.

Ayudar a salir. En primer lugar, la mujer maltratada tiene que haber recibido la ayuda necesaria para saber salir de ahí, para no ceder ante la primera presión o disculpa de su pareja, quien la convence para volver a convivir. Animar a las víctimas a denunciar sin darles protección y ayuda psicológica previa aumenta aún más el riesgo en el que viven, porque el que decide que quiere cargarse a su mujer, se la acaba cargando. Y esto hay que asumirlo. Lo que falla es que empezamos la casa por el tejado. La pena no la podemos poner como principio, sino como final. Es decir: iniciamos el proceso al revés: con la denuncia. Aquí vamos a pelo, a lo vivo y generamos más violencia. Creamos bombas. Estamos forzados a dictar una serie de medidas porque la mujer que denuncia, en muchas ocasiones, se ha tirado a la piscina sin agua. Pero no sólo los jueces creamos bombas, aún estoy esperando que alguien entone el mea culpa por mujeres que han sido asesinadas después de haber salido en un programa de televisión alimentando el morbo de los espectadores y haciendo el juego a quienes suben las audiencias a su costa.

¿Quién protege a esas mujeres tras una aparición televisiva? Cuando al marido se le pone en evidencia públicamente y se le está incitando a la venganza. La manipulación que se hace de nuestras sentencias a veces es insultante, hacen que parezcamos idiotas y los jueces no somos tontos. ¡Las cosas casi nunca están tan claras como la gente parece ver! Los partes médicos no aportan demasiados datos, los hechos y las circunstancias no siempre se pueden demostrar, las declaraciones son contradictorias

Aprender a diferenciar. Yo, ante todo, pediría que no se confundiese el maltrato y la violencia doméstica con la cristalización de las crisis matrimoniales, porque se están mezclando cada día más dos situaciones que no tienen que ver, aun habiendo violencia de por medio. El maltratador tiene una actitud frente a la mujer muy diferente. Tiende a vejarla, aislarla y a pegarla de manera continuada. Por eso se producen asesinatos que no pueden ser computables como malos tratos. Estamos en una sociedad violenta en la que hay asesinos que no son maltratadores. Toda mujer que muere a manos de su marido no es una mujer maltratada, es una mujer asesinada por tal o cual razón. El matratador no suele llevarse por delante a su pareja, le gusta mantener vivo su juguete, no acabar con él. Tira de la cuerda, luego la suelta


Menos leyes y más medios. Pienso que primero habría que definir bien qué es maltrato y qué es violencia de otro tipo. Y creo que habría que multiplicar el número de juzgados de familia y dotarlos de medios para que la resolución de las separaciones sea rápida. Menos leyes nuevas y más medios para aplicar las que tenemos.Y no me valen razones de discriminación positiva para redactar una ley. La discriminación, positiva o no, sigue siendo discriminación y justificarla por ley es peligrosísimo. El maltrato no viene dado por la condición de mujer, no estamos ante una violencia doméstica, estamos ante situaciones de violencia en función de un rol concreto, que generalmente es adoptado por la mujer. ¿Quién defiende a un homosexual maltratado por su pareja?

LA PSICÓLOGA. MARÍA ANTONIA HERNANZ

Trabaja en el Centro Nacional de Acogida de Mujeres Maltratadas. Denuncia la falta de ayudas económicas.

La mujer que ingresa en este centro llega psíquicamente muerta. No saben siquiera si esto les conviene. Pero cuando salen, tan sólo el uno por ciento vuelve a padecer una situación de maltrato. El caso es que aquí viene una minoría. El primer error, demasiado extendido, es pretender que sea el agresor el que abandone el hogar y la mujer la que se quede en él con sus hijos. Con esta primera solución, generalmente dictada por los jueces en las medidas de protección, se pone a la mujer de diana. El agresor sabe dónde está la víctima y va a ir por ella. Mucho más si ésta lo ha denunciado. Por eso antes de dar ese paso, hay que ofrecerle recursos para ponerse a salvo y poder ejercer sus derechos. Pero faltan recursos e información.

Los hijos. Por otra parte, los jueces deberían tener en cuenta la situación de los hijos antes de mantener el derecho de visita de los padres. Para los niños no es aconsejable relacionarse con el maltratador, aunque no sea violento con él. A partir de los 12 años es frecuente que los varones elijan vivir con sus padres, fruto de la identificación que se da con el padre violento. Este niño suele estar abocado a ser un futuro agresor.


La activista. Ana María Pérez del Campo

Presidenta de la Asociación de Mujeres Separadas y Divorciadas. Pide una justicia diligente, pero rigurosa.

Pese a lo que dicen los académicos de la Lengua, la violencia contra las mujeres no es doméstica (no la produce la casa), es de género (porque tiene un autor definido en función de los roles atribuidos al hombre y a la mujer), es una violencia ideológica. La definición de la Academia tergiversa el sentido de esta violencia y desvía el problema que afecta a mujeres de todas las edades y clases sociales.

No hay un único perfil. Conozco mujeres maltratadas universitarias, catedráticas, de etnia gitana Todas han callado, han estado paralizadas por el terror. De hecho, nosotras calculamos que sólo se denuncia un cinco por ciento de las agresiones. Está claro, por tanto, que falta una revolución social. Mientras no exista una igualdad real entre hombres y mujeres, seguirá produciéndose el maltrato. Cuando las mujeres hemos mantenido el rol preestablecido, la violencia era menor. Pero en el momento en que hemos empezado a salir de ese papel, la violencia de los hombres ha aumentado contra nosotras. A la mujer sumisa la sigue maltratando; a la rebelde la mata; no consiente que se le escape. Por eso, a mí me da un síncope cuando oigo hablar a una jueza de denuncias falsas, justo cuando el Gobierno empieza a elaborar el proyecto de ley integral contra los malos tratos. Actitudes como ésta causan un daño irreparable en la sociedad porque la jueza está utilizando el lenguaje del agresor cuando dice a su víctima: Nadie te va a creer. Sospechas como las que denuncia la jueza hacen enmudecer a las mujeres maltratadas.

Casos aislados. Yo estoy segura de que ninguna mujer denuncia en falso malos tratos. Y si eso se diera, sería la excepción. Para que una mujer llegue a un juzgado falseando la denuncia, hace falta que pasen un millón de mujeres diciendo la verdad. Bajo ningún concepto acepto que haya denuncias ni infladas ni falsas. Pido una justicia diligente, pero rigurosa, no la que se está llevando a cabo en los juicios rápidos, en los que, salvo honrosas excepciones, las juezas son mucho más terroríficas que los jueces, que utilizando el paternalismo nada maravilloso se muestran más sensibles con la mujer maltratada. Y me parece que en este Gobierno hay voluntad política de luchar con seriedad contra el maltrato y cuentan para ello con las asociaciones de profesionales que conocen de cerca el problema. Con el PP se dieron una serie de medidas atropelladas abocadas al fracaso antes incluso de su puesta en marcha. Por otra parte, algunos programas de televisión han hecho mucho daño a la hora de intentar plantear seriamente este problema. Se limitaban a exponer testimonios aumentando el morbo y la violencia, sólo hablaban de medidas necesarias para paliar la situación. Pero aquí no se trata de paliar, se trata de erradicar la violencia de una manera seria. Esta línea es la que sigue la ley integral.


LA POLICÍA. ELENA PALACIO

Jefa del Servicio de Atención a la Mujer. Cree que se está haciendo lo adecuado, pero que se necesitan refuerzos.

Quizá lo que menos falla en este proceso es la intervención policial. Si vemos que el parte médico es insuficiente, acudimos a un juzgado de guardia para solicitar la asistencia de un médico forense que complete el informe. Una vez redactado el atestado, se le informa a la víctima de que puede pedir una orden de protección al juez y se la ayuda a cumplimentarla si lo desea, explicándole las ayudas a que puede tener derecho.

Una lucha diaria. Si la mujer no desea volver a su casa, la Policía no tiene recursos para acogerla, pero sí gestiona la posibilidad de llevarla a un centro de emergencia del Ayuntamiento o de la Comunidad donde la deriven a una casa de acogida. Pero es muy difícil que el policía pueda valorar con exactitud el riesgo de muerte que puede existir. Eso no se sabe nunca. Con el atestado, es el juez quien decide cómo y cuándo citar a las partes. Nosotros nos esforzamos por hacer un buen informe, por aportar las pruebas para que el juez actúe Pero ellas no siempre cumplen las medidas de protección. A veces retiran la denuncia y, al tiempo, tenemos una nueva llamada de los vecinos. Esto ocurre porque la mujer tiene dependencia del delincuente y no es consciente de lo que le ocurre. Pero yo nunca he detectado una llamada de una mujer que simule un delito de malos tratos. Generalmente, es al revés, recibida la llamada del vecino, ellas niegan la evidencia.

LA MÉDICA.DOLORES AGUILAR

Tiene consulta en varios centros de atención primaria. Fue víctima de la violencia doméstica.

El médico tiene la obligación de dar parte judicial ante la sola sospecha de que la paciente es víctima de malos tratos (Ley de Enjuiciamiento Criminal). Pero el médico nunca pregunta nada a la mujer porque ve la relación de pareja como algo que pertenece al ámbito privado. Él cree que sólo está para dar solución al problema de salud. Las pistas que nos va dejando la paciente son múltiples: jaquecas continuas, lumbalgias agudas, molestias ginecológicas, cansancio generalizado, trastornos en la alimentación, depresiones, frecuentes accidentes domésticos La suma de estos síntomas es la que debe hacer sospechar al médico.

Mirar para otro lado. La actitud de la paciente también es clara: no te mira a la cara, es una mujer asustadiza, está siempre en alerta Es entonces cuando debería hablarle abiertamente, hacerle ver que no está sola, que puede tener ayuda y derivarla a un servicio social. No se trata de denunciar ante la primera sospecha. Antes hay que ayudar a la mujer porque denunciando podemos aumentar la situación de riesgo en la que se encuentra.

Los médicos evitan hablar de este tema entre ellos. Es muy difícil que el médico hombre o mujerquiera implicarse en este asunto. Mira el parte médico de una mujer joven, casada y agredida en su domicilio. Concluye así: "Crisis nerviosa, dolores en cuello cabelludo y hematomas leves en el cuello, dolores en muñeca y omóplato, pero no se observa limitación de movimiento. Pronóstico leve". Con partes como éste ¿qué puede hacer el juez? No hay datos del agresor, sólo de la víctima, no se detallan las posibles causas El juez, ante un parte así, procede a su archivo.

La Ley integral de medidas contra la violencia ejercida sobre las mujeres contempla programas de rehabilitación para el agresor, pero no tiene en cuenta el resultado de los pocos trabajos serios realizados al respecto que hablan de una recuperación ínfima del maltratador. Estudios americanos y canadienses demuestran que este tipo de agresor no tiene tratamiento de recuperación alguno. Rojas Marcos siempre ha dicho que no podemos rehabilitar al violento, pero sí podemos evitar que se forme. Por eso abogamos siempre por la educación primaria.

Virginia Drake





LA PSICÓLOGA: MARÍA ANTONIA HERNANZ
El primer error es de los jueces. Hacen que el agresor deje la casa y ella se quede

LA ACTIVISTA: ANA M. PÉREZ DEL CAMPO
Cuando se habla de denuncias falsas, se hace un daño irreparable


LA JUEZA: CÁRMEN VALCÁRCEL
No somos adivinos. En 15 minutos no se pueden decidir una vida


LA POLICÍA: ELENA PALACIO
Es muy difícil valorar el riesgo de muerte. A veces, ellas retiran la denuncia

LA MÉDICA: DOLORES AGUILAR
Los médicos no se implican. Sus informes no son claros y el juez los archiva

6 de julio de 2004 a las 21:20

Hay +

EN PORTADA

ASISTIMOS A UN JUICIO RÁPIDO

A un lado de la denunciante, dos abogados de oficio; al otro, el fiscal; de frente, la jueza. Se abre la sesión. Sonia, de 22 años, relata la paliza que, dos días antes, le propinó su marido y recuerda la amenaza final: Te voy a matar. Tiene grandes hematomas en el brazo y el cuello y reconoce que no es la primera vez que ocurre. En el pasillo espera su madre con sus dos hijos. Terminada la declaración entra el detenido, de 24 años. Él reconoce que tras una fuerte discusión simplemente empujó a su mujer con la intención de abrirse camino hacia la puerta. Ella, afirma, se debió lesionar.

La sentencia firme: pena de ocho meses de prisión (suspendida por falta de antecedentes) y prohibición de acercamiento. La guardia y custodia de los menores y el uso de la vivienda se le otorga a la madre. Se regula el régimen de visitas de los niños y el agresor queda libre. La jueza se queja: Antes de 10 días ella volverá con él y no tramitará la separación. En unos años, su expresión acusará el miedo. Declarará con voz entrecortada. Éste es el principio de la espiral de violencia doméstica.


Me gusta

6 de julio de 2004 a las 21:22
En respuesta a anabel30

Hay +

EN PORTADA

ASISTIMOS A UN JUICIO RÁPIDO

A un lado de la denunciante, dos abogados de oficio; al otro, el fiscal; de frente, la jueza. Se abre la sesión. Sonia, de 22 años, relata la paliza que, dos días antes, le propinó su marido y recuerda la amenaza final: Te voy a matar. Tiene grandes hematomas en el brazo y el cuello y reconoce que no es la primera vez que ocurre. En el pasillo espera su madre con sus dos hijos. Terminada la declaración entra el detenido, de 24 años. Él reconoce que tras una fuerte discusión simplemente empujó a su mujer con la intención de abrirse camino hacia la puerta. Ella, afirma, se debió lesionar.

La sentencia firme: pena de ocho meses de prisión (suspendida por falta de antecedentes) y prohibición de acercamiento. La guardia y custodia de los menores y el uso de la vivienda se le otorga a la madre. Se regula el régimen de visitas de los niños y el agresor queda libre. La jueza se queja: Antes de 10 días ella volverá con él y no tramitará la separación. En unos años, su expresión acusará el miedo. Declarará con voz entrecortada. Éste es el principio de la espiral de violencia doméstica.


¿qué propone el proyecto de ley?

EN PORTADA

¿Qué propone el proyecto de ley?

Endurece las penas por lesiones de dos a cinco años. Las amenazas y coacciones leves podrán inhabilitar hasta cinco años la patria potestad o la guarda y custodia.

Se protegerá la intimidad de las víctimas. Las vistas podrán desarrollarse a puerta cerrada.

Se garantizará la asistencia jurídica gratuita con el mismo abogado para todas las actuaciones.

Se garantizará la atención multidisciplinar (asistencia psicológica, apoyo social, educativo e inserción laboral).

Podrán cobrar el paro las maltratadas que acrediten por vía judicial su condición de víctimas.

Tendrán derecho a adaptar y reducir su tiempo de trabajo, así como a la movilidad geográfica.

Las ausencias de trabajo motivadas por la violencia se considerarán justificadas si lo determinan los servicios sociales.

¿Y qué le critica el Poder Judicial?

Considera que el proyecto es discriminatorio contra el hombre y señala que la violencia contra ancianos y niños es más grave aún por su nula capacidad de respuesta. Los órganos judiciales no pueden crearse por razones de raza, ideología y creencias. Tampoco por razones de sexo. El establecimiento de una jurisdicción especial por razón de sexo es algo propio del Antiguo Régimen y afortunadamente superado a lo largo del siglo XIX.


Me gusta

7 de julio de 2004 a las 9:04
En respuesta a anabel30

¿qué propone el proyecto de ley?

EN PORTADA

¿Qué propone el proyecto de ley?

Endurece las penas por lesiones de dos a cinco años. Las amenazas y coacciones leves podrán inhabilitar hasta cinco años la patria potestad o la guarda y custodia.

Se protegerá la intimidad de las víctimas. Las vistas podrán desarrollarse a puerta cerrada.

Se garantizará la asistencia jurídica gratuita con el mismo abogado para todas las actuaciones.

Se garantizará la atención multidisciplinar (asistencia psicológica, apoyo social, educativo e inserción laboral).

Podrán cobrar el paro las maltratadas que acrediten por vía judicial su condición de víctimas.

Tendrán derecho a adaptar y reducir su tiempo de trabajo, así como a la movilidad geográfica.

Las ausencias de trabajo motivadas por la violencia se considerarán justificadas si lo determinan los servicios sociales.

¿Y qué le critica el Poder Judicial?

Considera que el proyecto es discriminatorio contra el hombre y señala que la violencia contra ancianos y niños es más grave aún por su nula capacidad de respuesta. Los órganos judiciales no pueden crearse por razones de raza, ideología y creencias. Tampoco por razones de sexo. El establecimiento de una jurisdicción especial por razón de sexo es algo propio del Antiguo Régimen y afortunadamente superado a lo largo del siglo XIX.


Será posible...!
"Considera que el proyecto es discriminatorio contra el hombre y señala que la violencia contra ancianos y niños es más grave aún por su nula capacidad de respuesta",---Nadie está diciendo que no se deba proteger o cuidar más a los ancianos o a los niños, me parece perfecto y de obligado en nuestra sociedad.Pero la mujer es otro colectivo en baja capacidad de respuesta y como tal se debe contemplar.La inconstitucionalidad de algunas leyes se ha dado a lo largo de los años o ¿no os habéis dado cuenta de que los matrimonios homosexuales no eran legales? ¿no es eso una discriminación?...el problema acaba siendo la mentalidad conservadora de los jueces, especialmente la del tribunal constitucional que en mi opínión cada día resulta más anacrónico y aletargado.

Me gusta

7 de julio de 2004 a las 12:56
En respuesta a anabel30

¿qué propone el proyecto de ley?

EN PORTADA

¿Qué propone el proyecto de ley?

Endurece las penas por lesiones de dos a cinco años. Las amenazas y coacciones leves podrán inhabilitar hasta cinco años la patria potestad o la guarda y custodia.

Se protegerá la intimidad de las víctimas. Las vistas podrán desarrollarse a puerta cerrada.

Se garantizará la asistencia jurídica gratuita con el mismo abogado para todas las actuaciones.

Se garantizará la atención multidisciplinar (asistencia psicológica, apoyo social, educativo e inserción laboral).

Podrán cobrar el paro las maltratadas que acrediten por vía judicial su condición de víctimas.

Tendrán derecho a adaptar y reducir su tiempo de trabajo, así como a la movilidad geográfica.

Las ausencias de trabajo motivadas por la violencia se considerarán justificadas si lo determinan los servicios sociales.

¿Y qué le critica el Poder Judicial?

Considera que el proyecto es discriminatorio contra el hombre y señala que la violencia contra ancianos y niños es más grave aún por su nula capacidad de respuesta. Los órganos judiciales no pueden crearse por razones de raza, ideología y creencias. Tampoco por razones de sexo. El establecimiento de una jurisdicción especial por razón de sexo es algo propio del Antiguo Régimen y afortunadamente superado a lo largo del siglo XIX.


Mientras, siguen muriendo cada día más mujeres
Aunque es un problema muy complejo y creo que todas las opiniones tienen parte de razón.
Difícil de solucionar, pero estoy de acuerdo en que muchas muertes se podrían haber evitado, si la solución no hubiese sido echar al hombre de casa y dejarlo solo.
Aunque la maltratada sea la mujer y el maltratador es el que tiene que irse..es una cosa que está comprobada que no pueden soportar el ver que ella se queda con todo...y un día u otro va a por ella, con todas las consecuencias.

Me gusta

7 de julio de 2004 a las 18:11

Añado los datos en el mundo
La alarma social que provoca la violencia de género está sobradamente justificada, con noticias diarias de mujeres asesinadas por sus parejas masculinas, con casos crecientemente preocupantes por la juventud de sus protagonistas, como el del muchacho de 18 años asesinando a su novia de 15 y suicidándose después, o el de la chica de 14 años violada y asesinada por un compañero de clase de su misma edad. La psicopatología de considerar a la mujer como una propiedad del varón parece que, por su alta frecuencia, podría ser considerado como usual, como la obra titulada Mi marido me pega lo normal.







La trágica realidad es inaceptable: Más del 1,1 % de las mujeres del Estado español es maltratada por su marido o compañero, y cuatro de cada cinco asesinadas lo fueron a manos de su pareja, novio, amante o ex de cualquiera de estas categorías. El INE (Instituto Nacional de Estadística) incluye la violencia de género entre las principales causas de muerte en los últimos años y el barómetro del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) sitúa este problema entre los más acuciantes







Esta epidemia está profundamente enraizada en todo el planeta y en todo tipo de sociedades, hasta en las más avanzadas supuestamente. Los escasos datos que se conocen, sesgados a falta de un estudio mundial, son estremecedores: El Informe del Consejo de Europa de 2002 indica que la violencia doméstica en los hogares europeos es la principal causa de muerte o invalidez en el grupo de mujeres entre 16 y 44 años, por delante del cáncer o los accidentes de tráfico. Los países escandinavos figuran a la cabeza de Europa occidental en asesinatos de mujeres cometidos por su pareja o su ex compañero, por lo que el mito de la latitud debe ser revisado. De acuerdo con los datos de los archivos policiales o judiciales del año 2000, en peor situación está Rumania con una cifra de 12,62 asesinadas por cada millón de mujeres, seguida de Finlandia (8,65), Noruega (6,58), Luxemburgo (5,56), Dinamarca (5,42), Suecia (4,59), Reino Unido (4,36), Alemania (3,58), España (2,44), Irlanda (2,01), Holanda (1,83) y Polonia (1,85). Destaca únicamente Islandia, que no contabiliza ninguna muerte por violencia de género.







En otros continentes de cultura occidental y estadísticas fiables la situación es parecida. Por ejemplo en Australia este contador de la vergüenza arroja 8,15 muertas por millón de mujeres. En EE.UU. (con un índice de 8,7), las visitas a urgencias por lesiones causadas por malos tratos superan el millón al año, más que los accidentes de coche, atracos y violaciones juntos. Más de 1.500 mujeres norteamericanas son asesinadas, cada año, por quienes juraron amarlas. Esta aberración sexista afecta a todas las clases sociales. Incluso el mundo de los famosos nutre las hemerotecas con casos de pésima repercusión internacional: La muerte de la actriz Marie Trintignat, o los malos tratos conyugales recibidos por personajes como Marilyn Monroe, Katharine Hepburn, Doris Day, Madonna, Halle Berry, Farrah Fawcett o Tina Turner, a manos de sus parejas también de renombre, demuestra que la pandemia no conoce fronteras.







En el resto del mundo la situación es aún peor. En Rusia son asesinadas diariamente 35 mujeres por sus parejas, lo que equivale a 13.000 mujeres muertas al año, cifra exorbitante si se compara por ejemplo y salvando las diferencias- con los 14.000 rusos que murieron en los diez años de ocupación de Afganistán. No existen datos fiables de países tercermundistas, donde todos los indicadores prueban la espeluznante magnitud del drama.







Existe violencia contra las mujeres en todo el mundo porque en todas las culturas, en todas ellas, hay un componente patriarcal de base. La mujer ocupa aún un papel secundario y la violencia es utilizada para producir o mantener esa desigualdad histórica. La alta tasa de maltrato de género en los países nórdicos, los menos machistas, parece responder a una reacción violenta por parte de los varones ante los espacios que están conquistando las mujeres en la sociedad. ¿Cómo explicar que en Finlandia el 22% de los hombres utilice la violencia contra sus compañeras y el 50% de los separados o divorciados acose y maltrate a su ex?







Se suele confundir el término de violencia doméstica con el de violencia de género. En el Estado español coexisten bajísimos niveles de violencia contra menores con una alta tasa de violencia varón-mujer, estimándose que durante su vida fértil una de cada veinte mujeres se va a ver obligada a denunciar a su compañero íntimo por malos tratos. Ello certifica que se trata de dos fenómenos distintos, aunque puedan compartir causa en determinados casos, pero que requieren enfoques distintos para un adecuado abordaje de ambos problemas por separado. Centrándonos, en este análisis, en la violencia de género, consideramos que son tres los bloques de soluciones que podrían aliviar el problema.







Medidas judiciales. Ningún problema social se ha solucionado jamás a golpes de Código Penal, sin abordar otros abanicos de soluciones que atajen la raíz del problema. Por tanto no se trata de seguir endureciendo las penas ad infinitum y reforzando de paso la interpretación meramente individual de la cuestión como suma de casos aislados patológicos, porque eso es lo que hemos hecho hasta ahora y hay que reconocer que el problema no mejora.







Existen otros mecanismos legales de eficacia probada, como la agilización de los procesos de divorcio o la extensión de un procedimiento rápido de expulsión del domicilio familiar del cónyuge violento por un período provisional inicialmente, así como otras fórmulas de protección de las víctimas, con vigilancia preventiva para la agredida y órdenes de alejamiento para el agresor.







Medidas educativas. Queda aún mucho camino por recorrer en la perspectiva de una auténtica coeducación de niños y niñas. Fueron muchas las generaciones que se formaron con aquella Ley de Educación Primaria de 1945, que dictaba que "La educación primaria femenina preparará especialmente para la vida del hogar, artesanía e industrias domésticas." Hoy en día, todavía son patentes, en muchas facetas escolares, rasgos sexistas que siguen transmitiendo un modelo machista. Desarraigar los roles sexistas y educar en la convivencia a la infancia y juventud, requiere actuaciones múltiples en todos los elementos presentes en la comunidad escolar, desde los recursos didácticos hasta la composición de los claustros académicos, desde una escrupulosa política de género hasta los modelos y ejemplificaciones que se importan de la realidad social y que deben ser analizados, debatidos y combativos por el sistema educativo.







Tres son las áreas básicas de incorporación curricular coeducativa, en pro de una sociedad igualitaria: 1) Convivencia de género, para el conocimiento del funcionamiento de las relaciones interpersonales, para contribuir a conocer lo que debe ser una equilibrada relación de pareja. 2) Corresponsabilidad en la vida doméstica y familiar, a fin de que chicas y chicos desarrollen por igual actitudes y habilidades, que contribuyan a un auténtico reparto de tareas en el hogar, tanto en su etapa estudiantil como en su futura vida adulta. 3) Ética del cuidado que forma parte constante de la vida cotidiana: cuidado de la casa, del entorno, de los pequeños y de los mayores, de personas dependientes,. Estas labores deben quedar asociadas a ambos sexos, para que nadie renuncie definitivamente a sus propios proyectos personales y profesionales.







La adopción de una acertada política educativa de género, implica un sinfín de actuaciones desde las tempranas actividades lúdicas de socialización, siguiendo con el uso gramatical exacto y llegando a los sistemas de orientación escolar y profesional, a fin de corregir las desafortunadas consecuencias del desequilibrio en las opciones de carrera del estudiantado, en función de su sexo, tanto en FP como en la universidad.







Medidas sociales. Corresponde al conjunto de la sociedad, desde sus múltiples mecanismos de interacción, combatir radicalmente esta lacra social. Ello exige a toda la ciudadanía el repudio sin paliativos y la condena explícita de cualquier indicio o asomo de maltrato social, entre nuestros convecinos o amigos, en cualquiera de sus manifestaciones física, psíquica, verbal,... Algún día, todas y todos podremos suscribir aquel dicho de Mark Twain, en el que hemos permutado a sus protagonistas para evitar el sesgo sexista propio de cualquier cita anterior al siglo XXI: Para Eva, el paraíso era donde estaba Adán.

Me gusta

8 de julio de 2004 a las 9:35

Interesante articulo
¿de que diario y de que fecha es este articulo?

Me gusta

8 de julio de 2004 a las 16:40

Si te refieres
a la juez, como se deduce de tu comentario, no estoy de acuerdo contigo y mas bien con ella.
Los jueces no pueden decidir nada en 15 minutos. Las preguntas de los abogados son tendenciosas y la mayoria de mujeres vuelven despues con sus maridos. Despues nos sorprendemos e indignamos todos cuando la mata.

Me gusta

8 de julio de 2004 a las 16:46

El artículo
Es del domingo en el cuadernillo EL SEMANAL
que se distribuye con los periódicos:


ABC
El Correo
La Voz de Galicia
El Diario Vasco
Heraldo de Aragón
Las Provincias
Diario de Navarra
La Verdad
El Diario Montañés
Diario de Cádiz
Diario de Jerez
Europa Sur
El Norte de Castilla
El Comercio
Sur





Ideal
Hoy
Diario de Mallorca
Diario de Sevilla
La Rioja
Diario de Burgos
Diari de Tarragona
Diario de León
Diario de Avisos
Diario de Menorca
El Día de Córdoba
Tribuna de Salamanca
Diario de Ávila
Última Hora

Me gusta

8 de julio de 2004 a las 20:08

Hola ana
cada día que pongo las noticias en tve y Antena 3 hay un crimen a alguna mujer en España ya sea por el marido o el novio. Que difícil situación, lo bueno es que ya la mayoría de mujeres hacen la denuncia, claro está que después el desgraciado se desquita con la pobre y la mata y a veces hasta a los hijos también. No sé que se podría hacer, leyes más severes y más aceleradas.

Me gusta

Anteriores conversaciones

Ultimas conversaciones

  • Hola 49

    6 de diciembre de 2004 a las 17:38

  • Bueno, no sé si queda claro si el sexo oral está prohibido en nc pero encontré

    11 de mayo de 2006 a las 22:05

  • Hola 48 ♣

    29 de noviembre de 2004 a las 18:27

  • Hola 46 ♥

    8 de noviembre de 2004 a las 22:58

  • Hola 45 ♡ con mensaje incorporado para todo el foro ♡

    19 de octubre de 2004 a las 16:36

  • Berci

    5 de octubre de 2004 a las 23:46

Conversaciones más activas

Videos, noticias, concursos y ¡muchas sorpresas!
facebook

Puede interesarte