Inicio / Foro / Sociedad / Que piensas de el principe harry??


Que piensas de el principe harry??

13 de enero de 2005 a las 23:25

se me hace ... la manera en que lo criticaron por averse disfrasado de nazi para una fiesta de disfrases se me hace enfermo . que opinan ustedes?

Tags relacionados #Actualidad nacional

+
13 de enero de 2005 a las 23:42

Me parece una exageración!!!
hombre yo una vez me disfracé de viuda alegre... y mi marido ahí sigue tan contento.

Me gusta

14 de enero de 2005 a las :28

Bah
Harry es un mocoso todavía, y se quiso hacer el gracioso. El año pasado estaba viendo las fiestas de carnavales en Río de Janeiro, y la gente disfrazada de Osama Bin Laden, de Hussein, de Bush, de Fidel, de diablos, de drácula, etc.etc. Yo creo que no le deberían dar más importancia que la que tiene. Además no hay que olvidar que a Harry le debió afectar mucho todo el escándalo de su padre con Camilla y Diana, y claro también la muerte trágica de su madre y que hasta ahora sigan hablando de ella, los supuestos y poco caballeros "amantes".

Me gusta

14 de enero de 2005 a las :39

Algo tendrá q hacer
para olvidarse de su asquerosa familia

Me gusta

14 de enero de 2005 a las 2:40

Bueno
la SS no le hubiera aceptado. porque no aceptaron ni a Tommies, ni a principitos tontos que se tinyen su pelo rubio.

Me gusta

14 de enero de 2005 a las 9:32

Creo que es una cuestión de lógica.
Si los miembros de una casa real gozan de ciertos privilegios, también tienen ciertas obligaciones. La discreción es una de ellas. Si yo me disfrazo de algo ofensivo en mi pais, sólo se enteran los que me ven en la fiesta. Pero si lo hace él, se entera todo el mundo. Creo que no es más que un niño mal críado que tiene el papel de principito. Hay que estar a las duras y a las maduras.
Y si no, que renuncie a su título.

Me gusta

14 de enero de 2005 a las 10:53
En respuesta a elenacrcr

Creo que es una cuestión de lógica.
Si los miembros de una casa real gozan de ciertos privilegios, también tienen ciertas obligaciones. La discreción es una de ellas. Si yo me disfrazo de algo ofensivo en mi pais, sólo se enteran los que me ven en la fiesta. Pero si lo hace él, se entera todo el mundo. Creo que no es más que un niño mal críado que tiene el papel de principito. Hay que estar a las duras y a las maduras.
Y si no, que renuncie a su título.

Leer más

Sí señora
Creo que tienes toda la razón del mundo.
Precisamente porque tiene más derechos que nosotros, el resto de mortales, también debe tener sus obligaciones.

Y disfrazarse así, demuestra poca sensibilidad respecto a las personas que sufrieron por ello.
Y poca memoria histórica, para un príncipe que la debería conocer de pe a pa.

Y si no, como dice Elena, que renuncie a su título.

Me gusta

14 de enero de 2005 a las 13:27
En respuesta a elenacrcr

Creo que es una cuestión de lógica.
Si los miembros de una casa real gozan de ciertos privilegios, también tienen ciertas obligaciones. La discreción es una de ellas. Si yo me disfrazo de algo ofensivo en mi pais, sólo se enteran los que me ven en la fiesta. Pero si lo hace él, se entera todo el mundo. Creo que no es más que un niño mal críado que tiene el papel de principito. Hay que estar a las duras y a las maduras.
Y si no, que renuncie a su título.

Leer más

Tienes toda la razon
Elena.

Me gusta

14 de enero de 2005 a las 14:17

Pues exagerado
los disfraces son eso, disfraces. Y quien con su edad no ha pillado una buena cogorza??

Son chorradas.

Me gusta

14 de enero de 2005 a las 17:30

Un jalón de orejas al muchacho
El príncipe Harry es enviado a Auschwitz

Su padre decidió que visitara este campo de concentración a fin de que el joven se sensibilice con el conocimiento directo de los crímenes cometidos por el régimen nazi
El príncipe Harry, el tercero en la línea de sucesión del trono británico, se encuentra en el ojo de la tormenta por haber aparecido disfrazado de nazi en una fiesta, y su padre, el príncipe Carlos de Inglaterra lo enviará a visitar el campo de exterminio de Auschwitz.


El diarioTimes, que hoy califica al hijo menor del heredero de la corona como "tonto real", señala que la visita al campo de concentración nazi servirá para sensibilizar a Harry sobre los crímenes atroces que se cometieron durante el régimen nacionalsocialista.

El periódicoThe Sun informa, citando fuentes privadas, que el hijo de la reina de Inglaterra, Isabel II, estaba tan furioso "que le salía espuma por la boca" cuando supo que su hijo de 20 años había aparecido con un brazalete portando la cruz gamada.

El príncipe Carlos también hace responsable a su hijo mayor, Guillermo, por la conducta "completamente inaceptable" de Harry, ya que lo acompañó y no intentó hacerle cambiar de disfraz, según se informa de acuerdo con fuentes cercanas al heredero. Según el diario Times , la reina está profundamente preocupada por el comportamiento de su nieto.

Según las fuentes, no se ofrecerán disculpas en público, en una televisión o con la participación oficial del príncipe en las ceremonias previstas para recordar el 60 aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz, algo que había aconsejado el Centro Simon Wiesenthal.

(infobae)

Me gusta

14 de enero de 2005 a las 18:52

Pues sí, pobre.
Pero si no quiere tener ese tipo de problemas, si es mayor de edad para hacer de su capa un sayo, que lo deje todo. Que sea una persona de "a pie", que se tenga que ganar la vida demostrando, como todos, que valemos para lo que hacemos.
Insisto: si yo me disfrazo de lo que sea, da igual. Yo no soy nadie.
Si lo hace él, se organiza todo esto. Aunque a mí, particularmente, me da igual, pero es que soy republicana y creo que se modernizan sus derechos, se ablanda todo lo que es su comportamiento. No olvidemos que en la antigüedad, los reyes eran algo así como dioses, o representantes divinos en la tierra. Ahora no lo es tanto, pero seguimos hablando de la nobleza, de la sangre azul, de la casta... Pues si ya pueden llorar, ser el tampax de su amada, equivocarse y demás cosas, también debería poder estar el cargo de rey, a disposición de la gente que lo solicite después de un examen. Algo así como unas oposiciones y que no sea rey o con derecho a ser rey, cualquier ... No digo que este chico lo sea (no lo sé, no se ha hecho público su cociente intelectual), pero si fuera así, ¿no sería mejor que ocupase su puesto un inteligente y con valía antes que un ...
Jo, qué perogrullada, pero es que, disculpadme, soy republicana.

Me gusta

14 de enero de 2005 a las 18:58

Pero no tendrá
obligación ninguna a disculparse. NO tendrá esa obligación moral. Lo que decía antes " a las duras y a las maduras"

Me gusta

28 de enero de 2005 a las 23:40

Sepamos opinar por favor
Que no se le tiene que dar importancia? Sabes lo que dices? Ese niñato no sabe apenas lo que significa ese "simple"disfraz. Los nazis que lo llevaban, mataron a millones de personas. Sepamos opinar con propiedad por favor

Me gusta

28 de enero de 2005 a las 23:44
En respuesta a sorkinde

Pues exagerado
los disfraces son eso, disfraces. Y quien con su edad no ha pillado una buena cogorza??

Son chorradas.

Leer más

Hay que tener un respeto
Los disfraces son disfraces, siempre que no ofendan a nadie. Y ese niñato, ha ofendido a muchisimas personas. A ver si madura de una vez. Que yo sepa, ese crio se puso el disfraz antes de pillar la cogorza....no tiene excusa ninguna.

Me gusta

28 de enero de 2005 a las 23:48

Pues...
Si era una fiesta de disfraces, que se hubiera puesto uno de payaso! Le hubiera quedado mucho mejor..mira, ni si quiera se tendria que haber puesto na encima!

Me gusta

29 de enero de 2005 a las 9:38

Bueno....
La historia de que renunció a la corona por amor es la que se quiso vender al pueblo y a Europa,esa es la versión de tabloide y de periódicos de tirada,la realidad es que fue "abdicado"por su familia y por el primer ministro con apoyo de la cámara de los Lores por los informes del MI15 donde se confirmaban sus contactos y simpatias con el régimen nazi,al punto de varias reuniones que rozaban la alta traición.Para no desmoralizar al pueblo y no desprestigiar la corona se aprovechó la historia de amor y se mataron dos pájaros de un tiro,pero aunque se hubiera casado con la princesa de Kent,no habría reinado.Un beso.

Me gusta

29 de enero de 2005 a las 13:36

De esa familia
no hay nadie aprovechable.Le han criticado tanto por lo que simboliza para su pais el nazismo.Por los británicos que murieron defendiendo su pais, me refiero sobre todo a los civiles que pasaron hambre, perdieron sus casas o murieron bajo las bombas nazis.No como los franceses por cierto, que fueron una pandilla de cobardes.El propio Churchill dijo que de cada 5 miembros de la Resistencia Francesa 4 eran republicanos españoles.
Pues eso, que no viene a cuento que ahora el niñato de miehrda se ponga un uniforme nazi.No se puede ser tan cretino cuando en teoría eres un símbolo en tu pais por ser miembro de la Familia Real.Pero ya digo que de esa familia no se salva nadie, con ese padre no va a salir un niño normal, tiene que ser gilipollhas como el padre.

Me gusta

29 de enero de 2005 a las 13:40

Pues puede renunciar
a sus derechos dinásticos ¿por qué crees que no lo hace? a lo mejor porque se vive muy bien del cuento ¿qué le ha pasado por hacer esa imbhecilidad? pues nada, no le ha pasado nada, solo que lo han criticado ¿qué penita no? ¡venga hombre solo faltaría! que los que les mantienen, les dan de comer todo su vida no los puedan criticar.Ya te digo que renuncie y se vista de nazi o de Marilyn.

Me gusta

31 de enero de 2005 a las 13:59

Pues...
Raisa,te puedo recomendar algunos libros,por supuesto solo de historiadores rotundamente "serios" y avalados por una carrera prestigiosa al margen de sus fuentes.
De Martin Allen el libro"El Rey traidor:Como el Duque de Windsor traicionó a los aliados"
Te pongo un super-resumen de un artículo de la revista Historia16:
La personalidad del duque de Windsor y de su mujer, de soltera Wallis Simpson, parece salir de las páginas de papel brillante de las revistas del corazón. Aún en la actualidad se los rememora como prueba de que el amor es capaz de hacer que una persona pueda perder un trono, pero su trayectoria posterior, principalmente durante la Segunda Guerra Mundial, hace olvidar esa historia y recuerda hasta qué punto, en un momento crucial de la historia del mundo, los sectores más conservadores de países de tradición liberal como Gran Bretaña estaban dispuestos a entregarse a los nazis.

El futuro duque de Windsor, a quien llamaban en familia David y que reinó en Gran Bretaña con el título de Eduardo VIII durante tan sólo 325 días, había conocido a la señora Simpson en 1929 y se convirtió en rey a la muerte de su padre, Jorge V, en enero de 1936. Abdicó pasado menos de un año tan sólo por la condición de divorciada de la señora Simpson, pero sus ideas extremadamente reaccionarias eran ya conocidas. Más alemán que británico, tenía una detestable opinión de los políticos democráticos que se incrementó cuando se sintió presionado para abandonar el trono. Nunca perdió la esperanza de recobrarlo y cultivó todo tipo de amistades peligrosas durante los años inmediatamente anteriores a la guerra.

Hizo, por ejemplo, un sonado viaje a Alemania en el que no tuvo inconveniente en mantener una entrevista con el propio Hitler. En realidad, la vida que llevó en estos años, plena de indiscreciones y de gestos de dudoso gusto político hacia estos sectores, correspondía a una especie de soberano en paro ocasional: con su mujer se desplazaba rodeado de más de media docena de sirvientes y 226 maletas y baúles; quienes le rodearon gustaron poco de sus insensateces personales y políticas, bien conocidas, pero que resultaron bastante inocuas. El autor de este libro piensa, sin embargo, que no lo resultaron tanto. De acuerdo con su interpretación, convertido en una especie de emisario de buena voluntad británico pudo haber proporcionado a los alemanes información sobre la línea de defensa francesa de modo que Hitler pudo penetrarla y derrotar a sus adversarios en junio de 1940. Las pruebas que ofrece, sin embargo, son inconsistentes incluso por las características personales del personaje, del que, además, no se entendería que hubiera permanecido al lado de su país si hubiera cometido esa clamorosa traición.

Cuando resultó realmente peligroso este aristócrata fue en el momento en que, ya derrotada Francia, Gran Bretaña dudaba entre mantenerse en liza, como logró Churchill, o tratar de pactar con la Alemania de Hitler. El duque de Windsor no ocultó que quería lo segundo porque estaba obsesionado por el anticomunismo, pero acabó aceptando, tras una estancia en Madrid y en Portugal, partir como gobernador de las Bahamas. El "führer" lo hubiera querido en Europa, quizá para utilizarlo como posible relevo de su hermano como rey británico, dada su posición política. Cuando los duques volvieron a París, terminada la guerra, pudieron disponer de su casa, en la que había alfombras de armiño, y de sus cuentas bancarias, lo que es bien expresivo de su colaboracionismo durante el pasado conflicto. Pasaron por la Segunda Guerra Mundial, en la que tanto sufrió el pueblo británico, como si con ellos prácticamente no hubiera tenido que ver. En pleno conflicto se habían dedicado a la buena vida social utilizando los servicios diplomáticos de países neutrales para conseguir que la duquesa recuperara un traje de baño verde que se había dejado olvidado durante la invasión alemana.

Insustanciales, ostentosos y ultrarreaccionarios, los Windsor, a pesar del título y del contenido de este libro, parecen haber estado más cerca del cretinismo que de la traición propiamente dicha. A un lector español le llamará la atención el hecho de que cuando Hitler quiso que volvieran a España y evitaran cruzar el Atlántico se sirvió de dos personajes españoles, nada menos que Ramón Serrano Súñer y Miguel Primo de Rivera, el segundo llegó a viajar a Lisboa en el intento fallido de convencerlos. De esta manera, queda claro dónde estaba la España de entonces...
Un beso.



Me gusta

31 de enero de 2005 a las 16:28

El niño debería trabajar,
tomar el metro todos los días, tomar un bocata como única comida en la media hora que dan de almuerzo en algunos trabajos, contar las monedas para llegar a fin de mes y esperar 2 horas a ser atendido en el centro de salud. Se le quitarían todos los problemas.

Me gusta

Volver al foro

Anteriores conversaciones
Número de respuestas
Último post

Conversaciones más activas

Principio de la página