Foro / Sociedad

Tres mil personas se manifiestan en son servera por la libertad

Última respuesta: 21 de agosto de 2006 a las 21:32
21/8/06 a las 12:06

EN DEFENSA DE LA LIBERTAD DE EXPRESION

Tres mil personas se manifiestan en Son Servera por la libertad, la convivencia y contra las coacciones a Ramírez

ESTEBAN URREIZTIETA

SON SERVERA.- Tres mil personas se manifestaron ayer en Son Servera (Mallorca) por la convivencia, la libertad y contra la campaña de coacciones que los radicales independentistas despliegan contra el director de EL MUNDO, Pedro J. Ramírez.
El lugar escogido fue inicialmente la playa de Sa Marjal de la Costa de los Pinos, situada a apenas un kilómetro del domicilio mallorquín del periodista que fue asaltado por la fuerza hace ahora un año por un grupo de radicales liderados por el diputado de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) Joan Puig. Más tarde, el marco de la reivindicación se trasladó a Ca S'Hereu en Son Servera, donde tuvo lugar una no menos multitudinaria fiesta cívica.

Una marea humana integrada por casi 2.000 personas se situó a las 11.00 horas en uno de los extremos de la playa detrás de dos gigantescas pancartas en las que se podía leer Por la libertad de expresión y la convivencia y contra el radicalismo, libertad, tolerancia y hospitalidad.

Una completa representación de la sociedad civil mallorquina que se enfundó en camisetas blancas en las que se podía leer la misma máxima y que coreó el clásico Libertad sin ira, que abanderó el espíritu de la Transición española hacia la Democracia.

Las concentraciones convocadas por el Círculo Balear, la Plataforma Son Servera ¡basta ya! y las Nuevas Generaciones del PP lograron congregar en torno a la misma causa a representantes políticos como el diputado nacional del PP Jaime Ignacio del Burgo; la ex ministra de Sanidad y secretaria ejecutiva de Política Social del PP, Ana Pastor; la senadora popular María Salom; o el histórico líder socialista Carlos Zayas. Pero también a deportistas como el mejor piloto español de rallys de todos los tiempos: Carlos Sainz.

A todos ellos se sumaron dos horas después, en torno a la una de la tarde, más de un millar de personas en el acto que tuvo lugar en Ca S'Hereu y cuya organización corrió a cargo de la plataforma Son Servera ¡basta ya! Esta iniciativa contó con la presencia del presidente del Gobierno balear, Jaume Matas, que pidió a los radicales que abandonen de una vez Mallorca.

En el extremo opuesto de la playa de Sa Marjal, y de manera simultánea a la multitudinaria concentración por la libertad se dieron cita unas 300 personas envueltas en banderas catalanistas, ikurriñas y proclamas en contra del director de EL MUNDO, Pedro J. Ramírez.Su lema en este caso fue la costa es de todos. El objetivo de su iras, el mismo que hasta ahora: la línea editorial de este periódico. El pretexto empleado tampoco ha variado: la piscina del domicilio del periodista, ubicada en las proximidades del lugar que acogió las movilizaciones.

Simbología proetarra

Al frente de esta protesta se situó un Joan Puig imputado en estos momentos por el Tribunal Supremo, tras asaltar el pasado verano el domicilio de Ramírez con su carné de diputado entre los dientes; el eurodiputado de ERC Bernat Joan; y el líder del grupúsculo independentista Lobby per la Independència, Jaume Sastre, también procesado por coaccionar al director de EL MUNDO.

Sastre basa su ideología en tesis como las de que hay que poner bombas en actos públicos o meter en un barco de rejilla a las personas que no han nacido en Mallorca para que se ahoguen.

Queda mucha gente por llegar, es que hay un colapso circulatorio, explicaba el presidente del lobby para levantar el ánimo de sus escasos adeptos que se habían presentado en la playa.

Y a la una de la tarde, cuando la mayoría había comenzado a recoger los bártulos, Sastre seguía insistiendo: Aún vendrán más, es el colapso circulatorio. A lo largo de toda la mañana, no ocultó su irritación por la presencia de periodistas de EL MUNDO cubriendo la información. Sólo son cinco, ¿por qué no les echamos al mar y ocupamos la playa hasta aquella sombrilla?, propuso un manifestante a Jaume Sastre señalando a los cinco agentes de la Guardia Civil que formaban la primera línea del cordón policial entre ambas manifestaciones. Sastre le respondió con una sonrisa de complicidad.Pero al comprobar que tenía a un periodista de este diario a sus espaldas, increpó a su interlocutor: Calla, que ese señor es de EL MUNDO y está esperando a que haya algún incidente. Es lo único que quiere ese tío.

Al trío Puig-Sastre-Joan le acompañaron varios representates locales de Esquerra Unida-Els Verds (EU-EV) y del Partido Socialista de Mallorca (PSM). No obstante y en previsión del éxito de la manifestación por la libertad de expresión, la cifra de manifestantes a este lado de Sa Marjal fue engordada con la presencia de okupas y grupos de anarquistas importados desde Andalucía y otros puntos de España. Decenas de jóvenes que acudieron ataviados con simbología anarquista y proetarra. El verdadero signo de sus reivindicaciones quedó patente cuando en plena concentración, varios de estos manifestantes exhibieron una bandera reclamando la reagrupación de los presos de la banda terrorista ETA.

La seguridad corrió a cargo de un despliegue sin precedentes que estuvo compuesto por 90 agentes de la Guardia Civil que custodiaron la zona por tierra y por mar. Las dos concentraciones de la playa de Sa Marjal se disolvieron sin un solo incidente mientras surcaban el cielo dos avionetas.

Una de ellas arrastraba el lema la costa es de todos. La otra, el emblema de EL MUNDO y el título de la legendaria canción del grupo Jarcha.

Tres autocares repletos desde Palma; cuatro minibuses desde Inca y Puerto Pollença; y centenares de particulares acudieron a la llamada del Círculo Balear en defensa de la libertad de expresión.A la de los jóvenes populares, cuatro autobuses repletos que se vieron obligados a hacer ocho viajes entre Palma y la Costa de los Pinos para poder trasladar a todos los que acudieron a la convocatoria. Sólo la corporación municipal de Calvià congregó a un centenar de personas en torno a su alcalde, Carlos Delgado.La Plataforma Son Servera ¡basta ya! colgó por su parte el cartel de no hay billetes en Ca S'Hereu.

Todos y cada uno de los asistentes acudieron ayer a la playa de Sa Marjal y a la fiesta cívica con la imagen todavía presente de lo ocurrido la mañana del 13 de agosto de 2005. Aquel día, Joan Puig reunió a varias decenas de radicales en la misma puerta de la residencia mallorquina de Pedro J. Ramírez. Con un plano detallado de la zona en la mano exclamó: Primero damos una rueda de prensa y luego saltamos a la casa. Sus directrices se cumplieron al detalle. El diputado nacionalista se quedó en bañador, se tiró al mar y comenzó a escalar por las rocas que dan acceso a la vivienda del periodista. Su carné de diputado lo sujetó con su dentadura y lo exhibió ante los vigilantes de la vivienda a modo de salvoconducto.

Soy diputado y voy a entrar, advirtió en tono desafiante a los guardas jurados. Tras serle denegado el acceso, una quincena de radicales arrolló a los guardas jurados del periodista y entre insultos, amenazas y agresiones físicas, alcanzaron su objetivo.

El Juzgado de Instrucción de Manacor ha advertido la existencia de indicios de delito en la conducta de Puig y del resto de asaltantes y ha mandado al Tribunal Supremo un caso que comenzó hace ya dos años cuando el editor mallorquín Pedro Serra, dueño del diario Ultima Hora, eligió la piscina de la casa de Ramírez como eje de su campaña de coacciones para evitar que los escándalos que protagoniza sigan siendo publicados en estas páginas.



---------------------------------------------------------------------------------
LOS LEMAS DE UNOS...
1 Las pancartas por la libertad. En defensa de la libertad de expresión y la convivencia. A favor de la tolerancia, la hospitalidad y en contra del radicalismo.

2 Los gritos de los manifestantes. A por ellos... Ia, ia,ia...somos mayoría. Pedro Serra: Es Baluard es de 'tots' y ¡basta ya! de corrupción.

3 El himno de la manifestación. Libertad, libertad, sin ira libertad, guárdate tu miedo y tu ira porque hay libertad y si no la hay sin duda la habrá.

4 Contra el catalanismo independentista. No a la adhesión de los 'Països Catalans'. No al .cat. Baleares no es Cataluña. Mallorca es de 'tots'.

...Y LOS LEMAS DE LOS OTROS

1 Las pancartas por la independencia. Algunos de los eslóganes fueron: La costa es de todos. Esta tierra es nuestra, que lo sepan los señores. Visca la Terra Lliure.

2 Las 'ideas' de las bases de ERC. España es racista contra los catalanes, nos tratan como trataban antes a los judíos.

3 Alianza de nacionalismos. Además de numerosas banderas catalanistas -esteladas- había 'ikurriñas' con el lema Gora Euskadi.

4 Defensa de los presos etarras. Una bandera exhibida por algunos de los manifestantes lucía el lema 'batasuno': Euskal Presoak-Euskal Herrira.

Pie de foto titulada

LA MANIFESTACION POR LA LIBERTAD Y LA MINIMANIFESTACION RADICAL

Este es el aspecto que presentaba ayer la playa mallorquina de Sa Marjal. En el margen inferior, la manifestación por la libertad.casi 2.000 personas convocadas por el Círculo Balear y las Nuevas Generaciones del PP. En el extremo opuesto, arriba de la fotografía, la concentración en contra de la línea editorial de EL MUNDO que utiliza la piscina de su director como pretexto.


Ver también

21/8/06 a las 21:32

Pues
Si Pedro J. ha cogido un terreno que no era suyo que lo devuelva, pero El Mundo es un buen periódico y los de ERC unos nacianalsocialistas a los que hay que impedir que se salgan con la suya.
Mallorca no es Cataluña ni de los paises catalanes era un reino aparte con toda su historia y Barcelona un condado dependiente del reino Aragón y ahora un trozo de España que los separatistas, masones y gente indeseable quieren separar de España.
Las politizaciones son malas pero parece que ahora la mayoría se decanta por la libertad de verdad.

Me gusta

¿No puedes encontrar la respuesta?

Ultimas conversaciones
Videos, noticias, concursos y ¡muchas sorpresas!
facebook
ISDIN Si-Nails

ISDIN Si-Nails

Compartir